Background Image

32 años.

PERSONAL

Me siento a escribir las baladas de mi vida.


Entendiendo que ya quedan lejos aquellas partidas a los tazos en la plaza de mi barrio.


Soy un nostálgico de libro, es por ello que me encuentro aquí golpeando el teclado una vez más. Esta vez desde mi oficina, con la brisa entrando por el recodo de la terraza. 


Somos el resultado de nuestros goles, del fracaso enmascarado de superación. El balance es positivo, he sido y soy afortunado.


Han sido muchas las ciudades y las personas que han tocado conmigo hasta el momento, un concierto que por momentos fue para públicos muy eclécticos.


Aprendí a tocar para mayorías cuando fue necesario, aunque me quedo con esas baladas rasgadas en el bar de la esquina para mis cuatro parroquianos.


La charla de verano hasta la madrugada, aquella manzanilla en Sanlúcar o ese Egon Müller eterno en Getaria con aquel aroma a mar como único testigo de noches infinitas.


Aquellos paseos solitarios en coche con Clapton y Sabina de pasajeros invitados por las colinas de Hollywood. Paseos en los que rebuscas en tus heridas, queriendo respuestas, queriendo que al menos una parte de tí entienda que hay viajes que son solo de ida.


32 años buscando la canción perfecta, he tenido la suerte de encontrarla al menos 2 o 3 veces. Cada vez que lo he hecho mi mente ha viajado a posadas sin puertas, museos sin cuadros o chimeneas sin humo.


Rumbo hacia lo desconocido y con viento de popa, con estrellas de guía y la intuición de que lo mejor está aún por pasar. 


Rebuscando en el cajón del placer encuentras viejas sinfonías a golpe de traca y fuego, ríos de magia, letreros japoneses o cafés que nunca fueron tomados.


Soy las calles de Brooklyn, soy el Yamazaki 25 de Kioto, soy Savile-Row y aquel sombrero Panamá. Las tardes en Chiltern Firehouse, mis madrugadas en Azurmendi.


Por encima de todo seguiré siendo el resultado de todas aquellas personas que habéis hecho escala en mi vida y que de una forma u otra habéis dejado un poso.


Seguiré cumpliendo años y espero que podamos seguir brindando. Brindar por lo que fue y jamás por lo que podría haber sido.


Os quiero amigas.


P.D.  Feliz cumpleaños Jon.



×
Inicio Mi Instagram Blog Contacto